Formas y estilos

La primera regla es simple: la forma del bonsai está determinada por el carácter y temperamento de su dueño, que lo trabaja de acuerdo con su gusto y su sensibilidad.

Conviene respetar ciertas indicasiones y seguir una determinada tendencia para que el carácter de nuestro árbol se afirme.

Lo mejor es imaginarse en la naturaleza. Lo ideal sería proceder de la siguiente manera: cuando descubrimos un árbol bello en su medio natural, tomamos unas fotografías, luego reproducimos esquematicamente su figura en hoja de papel e intentamos darle forma a nuestro bonsai siguiendo este esquema.

 No olvidemos que el árbol simboliza la unión entre la tierra, las races y el cielo .

Los japoneses le dan al bonsai una forma triangular que representa a Dios.

Armonia de la poda en triángulo:

 

 triangulo

NOTA:

A la hora de comprar nuestro bonsai, no debemos confundir el bonsai de exterior, perteneciente a la flora autóctona y que vive al aire libre, con el bonsai de interior, que son plantas de origen tropical, que solo van a vivir dentro del piso. Se puede elegir la planta  en función del clima  de nuestra residencia y de sus posibilidades para el invierno. Es mejor optar por ejemplares de hoja pequeña, pues se prestan mejor a la hora de convertirlas en bonsai. De todas formas en los viveros suele haber profesionales a los que podemos pedir consejo.

Chokkan.

 

 

 

 

Se caracteriza por tener el tronco perfectamente recto y perpendicular a la superficie sobre la que se apoya. Las ramas están dispuestas a lo largo del tronco formando una silueta triangular.

Leer más...

Kabudachi.

Son diversos troncos en la misma cepa. Aprovecha los brotes que parten de una misma raíz para dar lugar al crecimiento de un número indeterminado de troncos.

Leer más...