CONSEJO; Especies: a la hora de comprar nuestro bonsai, no hay que cconfundir el bonsai de exterior, perteneciente a la flora autóctona y que vive al aire libre, con el bonsai de interior, que son plantas de origen tropical, que solo van a vivir dentro del piso. Se puede elegir la planta  en función del clima, de nuestra residencia y de sus posibilidades para el invierno. Es mejor optar por ejemplares de hoja pequeña, pues se prestan mejor a la hora de convertirlas en bonsai.
De todas formas en los viveros suele haber profesionales a los que podemos pedir consejo

ESPECIES ADECUADAS PARA EMPEZAR

En general aquellas que puedan vivir todo el año en el exterior sin presentar problemas en la zona donde residamos, y que resulten aptas para el bonsai, claro está, ya que no todas las especies lo son.

Empeñarse en cultivar plantas tropicales, por ejemplo, en zonas muy frías puede ser una tarea desalentadora para un aficionado que se está iniciando. Un ejemplo de especie versátil, dura y de fácil cultivo podría ser el olmo en casi cualquiera de sus variedades. Se adaptan muy bien a una gran variedad de climas.

Las coníferas, y en especial los pinos, pueden llegar a ser más delicadas en su cultivo por lo que, en mi opinión, no deberían ser la puerta de entrada en el mundo del bonsai.

LAS QUE SE PUEDEN CULTIVAR EN INTERIOR

Primero debería venirnos a la mente es: ninguna. Cualquier árbol va a vivir mucho mejor fuera de casa. Una vez dicho esto, se podría matizar un poco el asunto ya que en climas frios puede haber especies que sencillamente no se adapten al exterior pues proceden de zonas cálidas.

Evidentemente la lista de estas especies va a variar algo según cultivemos más hacia el norte. Por ejemplo, plantas estrictamente de exterior en la península ibérica pueden necesitar protección muchos meses al año en el norte de Europa. En general algunos candidatos que toleran bastante bien las condiciones de interior son las plantas de origen tropical.

Todas las especies tienen sus épocas mejores, unas en invierno cuando les han caído las hojas, otras en primavera, en verano o en otoño. Los cambios con la llegada de la primavera son maravillosos, cuando empiezan a sacar sus primeros brotes, en verano cuando el manzano presenta sus mejores galas.Otras especies presentan bellos colores en sus hojas durante el otoño o bien dan frutos maduros con vivos colores antes de la llegada del invierno.Incluso cuando todas las hojas han caído, los tallos y las yemas forman bellas combinaciones y los frutos de larga duración pueden colgar aún en el árbol.