de un árbol o arbusto que se cultiva en una vasija o maceta y al que, sin que pierda nunca las características del árbol adulto, se mantiene deliberadamente en un tamaño reducido mediante distintas y muy depuradas técnicas de cultivo. Contrariamente a lo que muchos piensan, no se trata de martirizar a la planta.
¿Quién no ha visto en la montaña, sobre una pared rocosa, en un viejo muro o en un paisaje seco y yermo, árboles de tamaño minúsculo, pero que presentan todos los rasgos de un árbol normal?
Limitar la cantidad de tierra no significa que se quiera dejar morir a la planta de hambre y de sed.;al contrario, mediante las adecuadas y continuas labores alcanza un desarrollo armonioso y natural, aunque reducido.
Para comprender que un bonsái no es simplemente un árbol en miniatura que crece en cualquier maceta, solo debemos ver los bonsái de Japón. Allí se encuentran árboles de varios cientos de años en macetas, que han sido cuidados año tras año y que han pasado de padres a hijos.
Que un bonsái sea antiguo no significa que sea mejor que otro mucho más joven.El hombre puede intervenir para crear un aspecto de vejez, pero la verdadera vejez está acompañada por la formación de la corteza madura, un tronco solido y unas raíces reforzadas.
¿QUÉ ES UN ÁRBOL?
Para nuestros propositos es indispensable conocer las distintas partes de las que se componen los árboles.
PARTE SUBTERRÁNEA
Está compuesta por las raíces y su función es la de fijar la planta al suelo. Por medio de las raíces absorben el agua y los minerales disueltos, necesarios para su crecimiento.
También respiran por medio de las raíces, por ello, un suelo demasiado compacto o encharcado por exceso de riego, asfisia a las raíces y la planta muere.
PARTE AÉREA
Es la parte que se encuentra fuera del suelo.
El cuello, que es la zona situada a ras del suelo. Es el paso obligado para la circulación de la savia.
El tallo,que tiene doble función; en primer lugar actúa como soporte. En segundo lugar sirve para transportar la savia.
La hoja es el elemento que dá al árbol su encanto y caracter.
Su crecimiento es muy limitado y en los bonsai se intenta reducir su tamaño.
COMENZAR
Para empezar es mejor comprar un árbol que tenga algo de forma y si puede ser que proceda de nuestro mismo clima, así se adaptará mejor. Se tiene que tener presente que para un principiante es mejor un árbol que nos resulte económico ; ya tendremos tiempo de comprar ejemplares caros cuando seamos mas veteranos.
También podemos empezar en el cultivo del bonsái con la recuperación de algún ejemplar de los que encontramos en la naturaleza.Podemos plantar semillas ,hacer un acodo en alguna rama interesante,o quizas plantando esquejes sacados tambien de otro ejemplar.
El desarrollo y cultivo del bonsai lleva años, pero no hay que desalentarse por ese hecho, ya que los años van a pasar de todos modos.
Conocer el empazamiento o situacion mejor para nuestro árbol es de suma importancia.
AC_FL_RunContent( 'codebase','http://download.macromedia.com/pub/shockwave/cabs/flash/swflash.cab#version=6,0,29,0','width','343','height','228','src','media/metamorfosis','quality','high','pluginspage','http://www.macromedia.com/go/getflashplayer','wmode','transparent','movie','media/metamorfosis' ); //end AC code

BONSAI es un término japones que significa <árbol en maceta>.

Un bonsái es un árbol o arbusto que se cultiva en una vasija o maceta y al que, sin que pierda nunca las características del árbol adulto, se mantiene deliberadamente en un tamaño reducido mediante distintas y muy depuradas técnicas de cultivo. Contrariamente a lo que muchos piensan, no se trata de martirizar a la planta.

¿Quién no ha visto en la montaña, sobre una pared rocosa, en un viejo muro o en un paisaje seco y yermo, árboles de tamaño minúsculo, pero que presentan todos los rasgos de un árbol normal?

Limitar la cantidad de tierra no significa que se quiera dejar morir a la planta de hambre y de sed.;al contrario, mediante las adecuadas y continuas labores alcanza un desarrollo armonioso y natural, aunque reducido.

Para comprender que un bonsái no es simplemente un árbol en miniatura que crece en cualquier maceta, solo debemos ver los bonsái de Japón. Allí se encuentran árboles de varios cientos de años en macetas, que han sido cuidados año tras año y que han pasado de padres a hijos.

Que un bonsái sea antiguo no significa que sea mejor que otro mucho más joven.El hombre puede intervenir para crear un aspecto de vejez, pero la verdadera vejez está acompañada por la formación de la corteza madura, un tronco solido y unas raíces reforzadas.

¿QUÉ ES UN ÁRBOL?

Para nuestro propósito es indispensable conocer las distintas partes de las que se componen los árboles.

PARTE SUBTERRÁNEA
Está compuesta por las raíces y su función es la de fijar la planta al suelo. Por medio de las raíces absorben el agua y los minerales disueltos, necesarios para su crecimiento.

También respiran por medio de las raíces, por ello, un suelo demasiado compacto o encharcado por exceso de riego, asfixia a las raíces y la planta muere.


PARTE AÉREA
Es la parte que se encuentra fuera del suelo.
El cuello, la zona situada a ras del suelo, es el paso obligado para la circulación de la savia.
El tallo, tiene doble función; en primer lugar actúa como soporte y en segundo lugar sirve para transportar la savia.
La hoja es el elemento que da al árbol su encanto y carácter.

Su crecimiento es muy  ilimitado y en los bonsái se intenta reducir su tamaño.


COMENZAR
Para empezar es mejor comprar un árbol que tenga algo de forma y si puede ser que proceda de nuestro mismo clima, así se adaptará mejor. Se tiene que tener presente que para un principiante es mejor un árbol que nos resulte económico ; ya tendremos tiempo de comprar ejemplares caros cuando seamos más veteranos.
También podemos empezar en el cultivo del bonsái con la recuperación de algún ejemplar de los que encontramos en la naturaleza. Podemos plantar semillas , hacer un acodo en alguna rama interesante, o quizás plantando esquejes sacados también de otro ejemplar.
El desarrollo y cultivo del bonsai lleva años, pero no hay que desalentarse por ese hecho, ya que los años van a pasar de todos modos.
Conocer el emplazamiento o situación mejor para nuestro árbol es de suma importancia.

UN POCO DE HISTORIA
Es un estilo de vida desarrollada en china hace muchos siglos.

Los maestros chinos del bonsái distinguian entre pun-sai y pun-ching; el primer termino remite en su forma y contenido al posterior, japonés, de bonái (de bon y sai ); pun-ching significa por el contrario un árbol plantado en un recipiente y rodeado de un paisaje.
El bonsái nació como expresión de una voluntad de armonía entre el cielo y tierra, hombre y naturaleza: un profundo movimiento espiritual, capaz de expresar con un acto perfecto la íntima disposición a lo sublime.
Hay que interpretar la elección de Ton Guen-Ming célebre poeta y oficial del ejército chino que, abandonando los asuntos de estado, optó por vivir ociosamente cultivando crisantemos en maceta.
Probablemente este fué el primer paso hacia el cultivo en pequeños recipientes no solo de flores, sino también de árboles.

En Japón, el bonái se introdujo como presente ofrecido por los nobles chinos a los embajadores nipones, y se difundió gracias a los comerciantes.

 

NOTA: Para iniciarse en el cultivo del bonsái, la mejor manera de disfrutar de esta afición es a partir de jóvenes plantas de vivero. Es una opción al alcance de todos los bolsillos. Podemos recoger ejemplares de la naturaleza pero es una operación muy delicada, dependiendo  de la edad de la planta. Las plantas  jóvenes no suelen presentar grandes problemas, y el trasplante puede hacerse después de un año de aclimatación. Los ejemplares de más de cuatro años, que son los más interesantes, suponen un verdadero y largo trabajo que suele durar muchos años.