¿DONDE COLOCAR LOS BONSAI?
Normalmente en el exterior, balcones, terrazas, en el jardín o encima de una mesa, donde podamos apreciar su gran belleza, ya que el principal objetivo del cultivo del bonsái no es mantenerlo vivo, más bien aumentar continuamente su belleza.
Si nuestro bonsái esta mal situado, su riego y su abonado no logran el efecto deseado y puede llegar a morir.
Ningún bonsai es de interior, a pesar de que algunas tiendas en su afán de vender así lo recomiendan.
Los bonsáis han de vivir siempre en el exterior, tanto de día como de noche, donde reciban el sol, el aire, la lluvia, el frio, donde les llegue perfectamente la humedad ambiental, ese sería el sitio ideal para los bonsáis.
¿CUANDO PROTEGERLOS?
Las altas temperaturas, el sol fuerte de pleno verano, los vientos fuertes y las fuertes heladas del invierno les pueden afectar de una forma muy negativa, a unos les afectan mas que a otros dependiendo de la especie, con lo cual, agradecerán que les resguardemos y protejamos ante esas condiciones extremas del exterior, pero tan pronto como hayan pasado esas condiciones extremas, volveremos a desprotegerlos.
¿QUE BONSAI PUEDE VIVIR DENTRO?
Las especies tropicales , que no soportan las heladas, durante los periodos frios del invierno, habrá que protegerlas mas que a otras especies .Estos bonsái se adaptan mejor a vivir en el interior ,ya que en sus países la temperatura permanece sin grandes cambios durante todo el año.
¿CUANDO DEBEN DESCANSAR?
Si se trata de un árbol de hoja caduca, hay que tener en cuenta que en otoño, perderá estas, pero en primavera volverá a brotar, mientras tanto, el árbol sigue vivo, por lo que deberemos seguir regándole.
Los bonsais ya sean tropicales o no, deben de pasar un período de latencia o reposo de unos tres meses (Noviembre-Enero para España o Abril-Junio para Argentina) dependiendo de la zona, al igual que ocurre con los árboles en la naturaleza. En esta época, los de hoja caduca habrán tirado las hojas y los de hoja perenne no deben echar brotes.
Para conseguir la latencia o reposo, las especies tropicales deberán pasar ese período en un lugar fresco, no con temperaturas de heladas, por ejemplo, una terraza cubierta, un invernadero etc., los demás basta con que esos meses los pasen en una terraza exterior, aunque hiele (no en exceso).

¿DONDE COLOCAR LOS BONSAI?

Normalmente en el exterior, balcones, terrazas, en el jardín o encima de una mesa, donde podamos apreciar su gran belleza, ya que el principal objetivo del cultivo del bonsái no es mantenerlo vivo, más bien aumentar continuamente su belleza.
Si nuestro bonsái esta mal situado, su riego y su abonado no logran el efecto deseado y puede llegar a morir.
Ningún bonsai es de interior, a pesar de que algunas tiendas en su afán de vender así lo recomiendan.
Los bonsáis han de vivir siempre en el exterior, tanto de día como de noche, donde reciban el sol, el aire, la lluvia, el frio, donde les llegue perfectamente la humedad ambiental, ese sería el sitio ideal para los bonsáis.


¿CUANDO PROTEGERLOS?azalea2

Las altas temperaturas, el sol fuerte de pleno verano, los vientos fuertes y las fuertes heladas del invierno les pueden afectar de una forma muy negativa, a unos les afectan mas que a otros dependiendo de la especie, con lo cual, agradecerán que les resguardemos y protejamos ante esas condiciones extremas del exterior, pero tan pronto como hayan pasado esas condiciones extremas, volveremos a quitar la protección.

¿QUE BONSAI PUEDE VIVIR DENTRO?

Las especies tropicales , que no soportan las heladas, durante los periodos fríos del invierno, habrá que protegerlas mas que a otras especies. Estos bonsái se adaptan mejor a vivir en el interior , ya que en sus países la temperatura permanece sin grandes cambios durante todo el año.

¿CUANDO DEBEN DESCANSAR?

Si se trata de un árbol de hoja caduca, hay que tener en cuenta que en otoño, perderá estas, pero en primavera volverá a brotar, mientras tanto, el árbol sigue vivo, por lo que deberemos seguir regándo con regularidad.

Los bonsais ya sean tropicales o no, deben de pasar un período de latencia o reposo de unos tres meses (Noviembre-Enero para España o Abril-Junio para Argentina) dependiendo de la zona, al igual que ocurre con los árboles en la naturaleza. En esta época, los de hoja caduca habrán tirado las hojas y los de hoja perenne no deben echar brotes.

Para conseguir la latencia o reposo, las especies tropicales deberán pasar ese período en un lugar fresco, no con temperaturas de heladas, por ejemplo, una terraza cubierta, un invernadero etc., los demás basta con que esos meses los pasen en una terraza exterior, aunque hiele (no en exceso).