INTRODUCCION

El bonsái como ser vivo que es, no está al margen de las circunstancias medioambientales de su entorno.Este condicionamiento real no actúa en proporción al tamaño de nuestro bonsái. Pero las plagas y enfermedades si que se manifiestan a escala natural , poniendo en peligro la salud de nuestros árboles.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Debemos situar el bonsái a media altura, nunca en el suelo, para evitar la curiosidad de algún animal.

Colocaremos la maceta sobre una superficie plana para dejar un espacio de ventilación por los agujeros de drenaje.

Colocaremos la maceta sobre una superficie plana para dejar un espacio de ventilación por los agujeros de drenaje.

Limpiaremos las malas hierbas que crezcan alrededor de nuestros árboles, también las que nazcan sobre la propia tierra de nuestro bonsái, ya que ésta le roba nutrientes y elimina de forma considerable el drenaje. Eliminaremos también las hojas secas , porque su descomposición hace que los insectos y los hongos encuentren un hogar para hacer de las suyas.

Desinfectar las herramientas después de utilizarlas y curar las heridas de poda con pasta selladora.

El abono tiene un gran papel, ya que no debe faltarle durante todo el periodo vegetativo.

Debemos tener cuidado con la tierra que recogemos de la naturaleza y aplicarle una desinfección a fondo.

El agua de riego debe de ser de buena calidad.

ENFERMEDADES FISIOLÓGICAS

Es el caso más frecuente de la muerte de las plantas cultivadas en maceta.Un suelo demasiado húmedo, un largo periodo de lluvias o un exceso de riego, puede asfixiar a nuestras plantas.

La falta de agua presenta los mismos síntomas en un primer momento ya que parte de la raíz se ha secado. Si se riega a tiempo la planta vuelve a recuperarse, pero si no es así las hojas se secan y ya no hay nada que hacer.

La falta o el exceso de abono conlleva desequilibrios de alimentación y se traduce en fallos en el crecimiento.

Un exceso de sol causa verdaderas quemaduras a las hojas. Si una planta que necesita sol la tenemos mucho tiempo a la sombra se marchita y se alarga de forma anormal.

PARÁSITOS

El pulgón

pulgon

Son los insectos más conocidos.En un principio aparecen aislados y con alas, lo que les hace fácil trasladarse de una planta a otra y formar colonias que se multiplican sin alas. Se instalan en la parte tierna de las ramas , los tallos y las hojas, donde se alimentan de su savia.

El primer síntoma que nos puede dar la alarma es la presencia de hormigas, que viven como recolectoras succionando una secreción dulce que producen los pulgones.

Se combaten facílmente con un insecticida habitual, pero lo más eficaz es un insecticida sistémico.

La araña roja

arana

Después de los pulgones, la araña roja es un de los parásitos más conocidos.Son minúsculas arañas que viven en colonias , en el reverso de la hoja y tallos

tiernos. Se reproducen cuando la planta tiene falta de humedad y dejan las hojas de un color grisáceo. La forma preventiva es pulverizar las hojas y mantener la planta en un ambiente húmedo.

Conviene utilizar un acaricida o un producto compuesto de insecticida y acaricida. Debe repetirse varias veces la aplicación ya que a partir de unos pocos adultos se reproducen rapidamente.

 La cochinilla

cochinillas

Son la tercera plaga de las plantas. Se trata de insectos que viven debajo de sus caparazones, pegadas a las hojas y los troncos. La lucha para combatirlas es un poco complicada, ya que al estar protegida por su caparazón es insensible a insecticidas normales. Los productos sistémicos deben de ir acompañados de un insecticida aceitoso que forma una película tóxica, asfixiando a la cochinilla debajo del caparazón.

 

La mosca blanca

moscablanca

Aunque infrecuente, sus ataques son muy difíciles de detener. Son pequeñas moscas blancas, que se ponen debajo de las hojas. Los insecticidas sistémicos

permiten combatirlas preventivamente, pero cuando el ataque es fuerte, es preciso pulverizar el follaje donde se sitúan las larvas.

 

El gorgojo

gorgojo

Posee un espolón y carcome el contorno de las hojas, realizando un corte redondeado.Sus larvas se desarrollan en el suelo y atacan a las raíces. Cuando la planta se marchita ya es demasiado tarde. Los insecticidas a base de lindano son bastante eficaces para acabar con los parásitos.

 

 

 

 

 

NOTA: No hay que abusar de los productos químicos, ni olvidar que la salud de la planta es la primera medida preventiva contra todo ataque parasitario.